Se trata de Lucas Solaeche, un joven oriundo de Puerto Iguazú, quien el 4, 13 y 26 de marzo fue intervenido quirúrgicamente de una afección cardíaca congénita. Su familia que había viajado a Buenos Aires junto al muchacho, antes de que se declare la cuarentena, está varada y a través de una carta dirigida al Presidente Alberto Fernández pide autorización para volver a casa.

 

Lucas Solaeche nació hace 23 años con una patología cardíaca. A los 18 años tuvo su primera intervención quirúrgica pero el año pasado, una complicación lo llevó de nuevo a consultar con especialistas que le indicaron que debía volver a someterse a una cirugía.  Junto a su mamá, Blanca Estela Pan, hicieron todos los estudios necesarios y la operación se programó para el pasado 4 de marzo.