El arquitecto Santiago Caprio, que el viernes 31 de julio brindará una conferencia vía Zoom sobre Ciudades Inteligentes diálogo por la misma vía con Misiones Online. Desarrolló el concepto de ciudad inteligente y dio algunos “tips” para conformar espacios amigables y sustentables. Transporte público, flujos de personas, distribución de los espacios, aprovechamiento de los recursos disponibles fueron algunos de los aspectos a los que se refirió Caprio. Aclaró además que el concepto de ciudad inteligente involucra un proceso de constante cambio.

 

 

Explicó Caprio que la ciudad inteligente es una superación de la ciudad digital, “una transformación que puede tener la ciudad, es una comunión del capital físico con el intelectual y el social, o sea toda la estructura material, más la disponibilidad  y la mejor calidad de vida, el conocimiento, las comunicaciones y sobre todo la escucha a la ciudadanía, esto parte de la escucha por eso lo importante es comenzar con nuestras culturas”.

 

 

 

Ciudad inteligente Santiago Caprio

 

 

 

Para el arquitecto que disertará el viernes con el auspicio de la Agencia Pensar, otra de las características muy importante de las ciudades inteligentes es que maximizan y optimizan todos los recursos, “los tangibles y los intangibles por eso tiene beneficios para la ciudad en general, para la construcción de la ciudad, para los posibles escenarios de la ciudad. También aporta para la publica administración, para la buena gobernanza, para que no se nos vayan de las manos algunas cosas, para anticipar donde vamos a tener algún problema, lo mismo la industria ir a 4.0 para empezar a tener algunos beneficios y ser parte de esta realidad, lo mismo pasa con los ciudadanos”.

 

 

 

Las distintas dimensiones de la ciudad inteligente

 

 

El concepto de ciudad inteligente está dado por el trabajo del “Polis Maker” que es una figura clave en la transformación de la ciudad, de los espacios públicos, “es una profesión que comenzó hace unos 20 años en el politécnico de Milán, Italia y lo que tiene es que guía a las transformaciones y acompaña las decisiones”.

 

 

 

Destacó el profesional que es importante porque para la transformación de la ciudad hacen falta varios aspectos, “sociales, ambientales y económicos y si bien hay muchos ejemplos de ciudades que comenzaron con este proceso hacia la ciudad inteligente, digitalizando algunos servicios, hay muchos y buenos ejemplos en Tokio, Bangladesh, Italia, Barcelona Toronto. Tiene que ver con un mejor manejo de los recursos naturales, con el monitoreo, con la movilidad para que sea más integrada, no generar tránsito parasitario”.

 

 

 

“Pero lo más importante es no pensar que yo compro la ciudad inteligente y después me quedo tranquilo es una conjunción, por eso es muy importante tener el real diagnóstico y considerar los aspectos más importantes de la cultura local, porque si uno copia y pega y toma algo de cada una no va a ser útil a largo plazo”, definió Caprio para que se tenga en cuenta que es un proceso permanente de cambio.

 

 

 

También dio algunos ejemplos de cómo se podrían transformar ciertas actitudes frente a algunas situaciones que se consideran actualmente como un problema como la caída de rayos o las calles de tierra, explicando para el primer caso que se podría comenzar desde la captación de energía que se desaprovecha, “anticipar y saber en el momento en el que probablemente puede llegar, tratar de desviarla para que no impacte en algunos sitios urbanos”.

 

 

 

 

También se refirió a la importancia de una buena planificación, mencionando que “cuando concentramos determinada cantidad de densidades en un mismo lugar estamos a la vez sumando nuevos problemas, si todos los colegios los tengo en un mismo lugar y los mejores centros de salud los tengo en un mismo lugar, los centros de convención, también los mejores hoteles. No solamente el problema de la polarización sino también que voy a tener en algunos  momentos exagerada concentración y esto hace a la movilidad. En función de esto puedo segmentar y definir cuáles son los  momentos que es mejor acercarse a una ciudad y los flujos reales cambiando los horarios”.

 

 

 

Sobre la calle de tierra y sus inconvenientes sostuvo que no importa que la calle sea de barro, “probablemente sea esto más inteligente que volver a pavimentarla entera, probablemente se puedan utilizar algunos materiales para mitigar el problema del barro, analizar cuáles son las topografías para que los cauces naturales del escurrimiento del agua vayan a los lugares donde la misma ciudad los va a utilizar, cuando esa agua cae, ¿se filtra?, ¿esa tierra tan preciosa muere ahí?, puede tener un segundo uso, con todo esto que hicimos bien pensado y planificado algo que parece que es un problema ya no lo será”.

 

 

 

Agregó además que “si se asfalta también crea una carga que se llama isla de calor en la ciudad y son factores exógenos al ambiente circundante y que impactan innecesariamente porque  la obra de generar y hacer el movimiento y la carga de antropización que el hombre tiene sobre el ambiente natural genera peores circunstancias y peores condiciones para su estándar de vida”.

 

 

 

También se refirió al transporte público y contó su experiencia personal en trabajos de planificación realizados en otros países y se mostró partidario de utilizarlo porque resulta más saludable para el ambiente de la ciudad. Aportó algunos de cómo trabajar para inducir a los ciudadanos en cambios de conductas que los lleven a respetar más la ciudad destacando que siempre piensa en “estrategias para el cambio que no son punitivas tratando que no sea a causa de látigos y sumisiones”.

 

 

 

 

 

A/E.J.