La comunicación de crisis y de riesgo fue el tema convocante del webinar que organizado por la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) tuvo como disertantes a Mario Riorda y Nehuén Fariña en la tarde de este jueves.

 

Mario Riorda es presidente de Asociación Latinoamericana de Investigadores en Campañas Electorales (ALICE), académico, docente, politólogo e investigador argentino. Se desempeña como asesor y consultor comunicacional político, orientando estrategias electorales, de comunicación gubernamental y comunicación de crisis para gobiernos y partidos políticos en Argentina y en otros países de América Latina.

 

 

 

“Cada crisis es un pequeño fin del mundo para quien la vive” afirmó Mario Riorda en el primer webinar sobre Comunicación de Crisis y de Riesgo

 

Nehuén Fariña, organizador de estos dos encuentros sobre comunicación política junto a la Carrera de Comunicación de la UNaM, es misionero, politólogo, consultor en comunicación política y profesor universitario.

“Cada crisis es un pequeño fin del mundo para quien la vive” afirmó Mario Riorda en el primer webinar sobre Comunicación de Crisis y de Riesgo

Este primer encuentro, transmitido en directo por la plataforma de Misiones Online, abordó la gestión gubernamental de crisis, diferenciada de la gestión comunicacional de riesgo; en tanto el segundo encuentro virtual será el próximo jueves 10 a las 18.

 

La bienvenida a los presentes en la videoconferencia transmitida originalmente a través de la plataforma Zoom estuvo a cargo de la directora de la carrera de ComunicaciónSonia Alfaya, quien destacó la importancia y lo oportuno de esta charla sobre crisis en el contexto actual de pandemia.

 

“Cada crisis es un pequeño fin del mundo para quien la vive” afirmó Mario Riorda en el primer webinar sobre Comunicación de Crisis y de Riesgo

 

Los oradores abordaron la comunicación como una disciplina que tiene efectos sociales muy concretos, de los cuales deriva el grado de responsabilidad gubernamental y la forma de comunicar las acciones que lleva adelante cada gestión y específicamente cómo gestionar la comunicación en momentos de crisis y en momentos de riesgos. Y en ese sentido Riorda se mostró abiertamente contrario a la frase que de resuena en diferentes ámbitos y relaciona a las crisis como “oportunidades”.

 

“Cada crisis es un pequeño fin de mundo para cada uno de los que la viven”, sostiene el cordobés, máxima autoridad intelectual en esta materia, y “la exigencia de la comunicación de crisis es contemplar acciones que impliquen certezas de corto, mediano o largo plazo, ante la incertidumbre. A eso se dedica la comunicación de crisis”.

 

El riesgo, en cambio, “es básicamente un estado de concepción de vulnerabilidad tanto hipotético como concreto -como el caso de la pandemia de coronavirus en el mundo-; implica asumir vulnerabilidad ante el peligro”, afirmó Riorda. En este caso, evaluó como algo positivo el “miedo racional”, ejemplificado como el estado de alerta que evita una acción que pudiera causar un daño. Es asumir que soy vulnerable ante un riesgo, un peligro y cómo nos vamos acomodando para vivir o convivir con esa vulnerabilidad. El riesgo me da la perspectiva del hoy y la crisis debiera darme certeza del mañana y esta diferenciación es sumamente potente para saber cuál potenciar en cada momento”.

 

“Si hay un colapso sanitario donde hay una crisis esto implica una chance de riego mayor hoy, es probable que deba centrarme un poquito más en el riesgo; si no hay crisis hoy y la veo mañana, es probable que deba centrarme en el riesgo”, explica el especialista y cita como ejemplo la pandemia y los modos de comunicación utilizadas por las gestiones de Gobierno, donde lo primordial sería “saber que las dos coexisten pero se debe ir acomodando la intensidad de una o de otra, en función de las situaciones de crisis, de colapso o -específicamente hablando de pandemia- de más o menos riesgo”.

 

La agenda pública y la agenda “de la gente”

Para Riorda, muchas veces las ideas de agenda que tiene una gestión de Gobierno no coinciden con la idea que sobre ella tiene “la gente”, ese colectivo abstracto bajo cuyo signo se incluye al público destinatario de la comunicación. “Hoy, el concepto de agenda única se acabó. Cuidado con desconocer esa perspectiva” pidió, además de advertir sobre el uso adecuado de las redes sociales.

 

Sobre el uso de estas nuevas formas de comunicación instantánea, dijo que “tienen una capacidad no tan solo de hacer circular mucha información -es su aspecto más positivo-, sino también una capacidad de deformación temprana, donde la política, si no actúa con cierta rapidez, puede llegar muy tarde a ciertos debates instalados, a ciertos encuadres negativos instalados, que no se correspondan con la realidad”.

 

La vocería en tiempos de riesgo y en tiempos de crisis

Durante las crisis, sugirió Riorda, es conveniente que “sean las máximas autoridades las que hablen; en cambio en el riesgo, eso no se necesita. Una cosa es cada tanto, en situaciones particulares, es necesario que sea la máxima autoridad la que puje por un encuadre, la que garantice una mirada dominante sobre el tema; y otra cosa es que todo el tiempo la autoridad esté presente, generando hastío en la gente”.

 

“Como el riesgo va a permanecer más allá de la crisis, necesita co-gestión, co-diseño, necesita múltiples voces, necesita coordinación de vocerías, instancias multinivel, necesita participación de la faz política, pero también de la técnica y de la autoridad pública, validada”, dijo y aclaró que muchas veces, “la autoridad validada hoy puede ser una persona que pasó por la enfermedad, por su propia experiencia. En estas circunstancias, las personas, por más desconocidas que sean se convierten en autoridad, en autoridad del dolor”.

 

Entre nueve puntos específicos que detalló Riorda, la transparencia, no mentir, abrir datos en la medida que ellos existan y admitir que no se sabe cuando no se tiene información precisa, fueron ampliamente desarrollados. Actuación temprana y sensibilidad también fueron señaladas como primordiales, principalmente en épocas de pandemia.

 

Abordó brevemente la gestión de redes sociales de gobiernos y gobernantes, señalando algunos “errores” y falta de criterios en la selección de los mensajes o los contenidos y el rol del miedo racional en la gestión de la comunicación de riesgo.

 

El segundo webinar sobre la temática que ofrece la carrera de Comunicación Social de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNaM será el próximo jueves 20 de agosto, a las 18 en punto. Será la vez de Juan Courel, profesional del ramo que fue director de Comunicación de la campaña de Alberto Fernández a la Presidencia en 2019 y exsecretario de Comunicación Pública de la provincia de Buenos Aires.

 

“Cada crisis es un pequeño fin del mundo para quien la vive” afirmó Mario Riorda en el primer webinar sobre Comunicación de Crisis y de Riesgo

 

 

 

 

ZF