«El dinero de los misioneros debe quedar en Misiones y para los misioneros», bajo ese lema desde la Confederación Económica de Misiones (CEM) impulsaron una campaña donde el objetivo principal es el de “incentivar el consumo de bienes y servicios misioneros”, a la vez que se busca sensibilizar sobre la importancia de apoyar productos locales.

 

«En las circunstancias actuales que nos encontramos debido a la pandemia COVID-19 que afecta al mundo entero, entendemos que es el momento de potenciar a nuestra provincia creando conciencia sobre la necesidad de proteger y apoyar a todos los sectores de la economía misionera», afirman en el comunicado de la CEM.

 

«Ahora más que nunca es el momento de creer en nuestro potencial y calidad, como un paso más para la recuperación y reactivación económica de nuestra provincia».

 

Lee también: Análisis semanal: Misiones encuentra ventajas en el desendeudamiento y el cierre de fronteras en un país castigado por la crisis

 

El efecto devastador de la pandemia, que en Argentina cayó sobre una economía que ya estaba en terapia intensiva, se tradujo en algunos datos estadísticos demoledores que se conocieron esta semana: en el segundo trimestre el PBI registró la mayor caída interanual de la historia; las cifras de empleo se parecen a las de 2003, cuando el país recién se recuperaba del estallido post convertibilidad y la pobreza (estimada por la UCA) se acerca al 45%.

 

Las expectativas de una reactivación rápida chocan de frente con la curva de contagios y ni siquiera un logro importante como la renegociación de la deuda bajo ley extranjera consigue generar el efecto dinamizador que necesita la economía.