El historiador Pablo Camogli recordó que Misiones fue la primera provincia argentina en adherirse a la Primera Junta de Gobierno de 1810 en Buenos Aires

 

En el marco de la semana de Mayo, el historiador misionero Pablo Camogli, recordó la implicancia y el protagonismo que tuvo Misiones durante los hechos históricos que se vivieron entre el 18 y el 25 de mayo en Argentina, y que terminó con la constitución de la Primera Junta de Gobierno de 1810. Indicó que Misiones fue la primera provincia en adherirse a esta Junta creada en Buenos Aires.

 

Desde el 18 de mayo de 1810, día en que un barco ingles arribo a la Argentina para anunciar  la caída de la Junta Central de Sevilla (tipo de gobierno que asumió el ejercicio de poder en España una vez que el Rey fue detenido), hasta la Declaración de la Independencia en 1816 y junto con la creación de la Constitución Nacional en 1853 (entre otros), fueron todos hitos históricos que se llevaron a cabo dentro de la provincia de Buenos Aires, pero que sin dudas tuvieron repercusión en la provincia.

“Nosotros fuimos protagonistas de ese suceso desde nuestro lugar”, aseguró y agregó que, Misiones fue la primera provincia en Argentina en aceptar y adherir a la que se dispuso en esta Junta en Buenos Aires.

 

Relató que, luego de la destitución de la Junta de Sevilla se comienzan a formar juntas de Gobierno en todo España como respuesta a los revuelos y a la descentralización de poder. Una vez que en Argentina se conoce lo que estaba ocurriendo en España, la “elite criolla” convoca a un cabildo abierto con la intención de formar una junta de gobierno a semejanzas de lo sucedido en España y en otros países de América, en ese momento.

 

Pese a varios intentos de impedir la creación de la Primera Junta, finalmente lograron llevarla adelante el 25 de mayo de 1810 en Buenos Aires. Sin embargo, el historiador recordó que esta noticia llegó a Misiones recién el 19 de junio, dado que el sistema de comunicación a través de cartas y esquelas, no era instantáneo como es hoy.

 

Una vez que el gobierno de la provincia a cargo de Tomas de Rocamora en ese entonces, reconoció lo pactado en la junta, Misiones informa a los delegados de los departamentos que en ese momento eran Candelaria, Concepción y Yapeyú, y a los cabildos guaraníes.

 

El 8 o 9 de julio en realidad es el día en que se inicia el proceso revolucionario en Misiones”, explicó Camogli quien recordó que fue alrededor de estas fechas cuando los representantes de todas las localidades de la provincia de Misiones aceptaron lo estipulado en la capital del país dentro de esa primera junta liderada por Saavedra.

 

Camogli recordó que, a raíz de esto, Misiones queda en medio de una discusión con los representantes de Asunción, Paraguay, lo que llegó a su fin con las tropas a cargo de Manuel Belgrano en diciembre del 1810.

 

Importancia de recordar los sucedido durante la semana de mayo

 

Luego de brindar estos detalles sobre la historia Argentina y Misionera, Camogli aseguró que es importante recordar y celebrar estos hechos históricos dentro del sistema educativo, dado que construye nuestra identidad como ciudadanos. Pero indicó que ya no alcanza solo con organizar actos y disfrazar a los niños, sino que es momento de resignificar estas fechas contando datos importantes que se conocieron pero que poco se habla.

 

Camogli apunto con esto a darle mayor valor a la vivencias e historias de vida detrás de estos próceres, contar lo que expresaban en sus escritos, sus sentimientos y preocupaciones. “Seguir festejando el 25 de mayo con chicos disfrazados vendiendo velas y mazamorra no sé si es la forma de trabajar este tipo de fechas que tienen un sentido mucho más profundo”, aseguró.

 

Camogli descartó que French y Beruti hayan repartido escarapelas el 18 de mayo 

 

Entorno a hitos históricos como este, siempre se crean distintivos rumores o dichos populares que se comparten de generación en generación, pero nunca se logran confirmar si realmente fueron así. Un ejemplo de esto, es la creencia popular de que French y Beruti repartieron las mismas escarapelas que conocemos hoy, frente al primer cabildo abierto el 22 de mayo de 1810.

 

Camogli aclaró que esto no es del todo cierto, en todo caso, si repartieron distintivos ese día, seguramente no era la reconocida escarapela con la que hoy nos representamos los argentinos, sino que, muy posiblemente eran cintas de color celestes, blancas y rojas. Y esto se debía a que necesitan alguna forma de diferenciarse entre bandos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts