Fernando Vigo, quien se desempeña como médico especializado en neurología, visitó los estudios de Misiones Online TV para dialogar acerca de la migraña, en marco del Día internacional de acción contra la migraña, establecido como el 12 de septiembre. En su paso, brindó detalles acerca de las características de este trastorno y qué hacer ante las sospechas de padecerlo.


Cada 12 de septiembre se conmemora el Día internacional de acción contra la migraña, una patología que se caracteriza por generar fuertes dolores de cabeza. Se trata de un tipo de cefaleas, de los trastornos más comunes del sistema nervioso, no obstante desde la Organización Mundial de la Salud hacen hincapié en la concientización ya que es considerada de gran impacto en la salud.

  • Fernando Vigo

 

En ese sentido, el médico neurólogo Fernando Vigo indicó que, en sintonía con lo manifestado desde la OMS, fortalecer la concientización. “Se trata de una enfermedad neurológica que se caracteriza especialmente por el dolor de cabeza. En el mundo es una de las causas principales de incapacidad y ausentismo laboral, ya que raramente un ataque de migraña deja al paciente realizar sus actividades de la vida diaria”, señaló.

 

Precisó que, ante estos episodios, la persona afectada “lo único que quiere es acostarse,  que no haya ruido ni luz e intentar dormir, porque otra cosa no puede hacer debido a la intensidad del dolor”. Especificó que la migraña es frecuente en la población joven o económicamente activa.

 

La migraña se atiende en el consultorio del neurólogo clínico y, usualmente, en aquellos de atención primaria de la salud ya que es el primer acceso que las personas puedan tener. El dolor es pulsátil -se sienten latidos en la cabeza- y por lo general aparece de un lado, ya que la palabra ‘migraña’ viene de micranea, que significa mitad de la cabeza”, mencionó.

 

Aseguró que la intensidad de los dolores pueden variar de media a severa y el lapso de tiempo se extiende entre 4 a 24 horas de duración“Muchas veces viene acompañado de náuseas o vómitos, incluso hay sintomatología previa: en una porción del campo visual puede percibirse como una estrella que brilla en forma de serrucho en el lado interno y de forma circular en el lado externo, luego se va y aparece una mancha”, especificó.

 

Esto último, explicó, puede aparecer antes o también durante la migraña: “Los pacientes saben que cuando empiezan a ver eso, después les va a doler la cabeza. Ese ‘aura’ dura entre cinco minutos a una hora. Esa disquisición o diagnóstico lo hacemos en el consultorio, ya que los pacientes no consultan por estas cosas sino que lo hacen porque les duele la cabeza a punto tal que altera su calidad de vida”.

 

Vigo afirmó que en muchos casos los pacientes con migraña no tienen únicamente dolor de cabeza a causa de este trastorno, sino que existen otras asociaciones. “Pueden tener dolor por tensión muscular y otras veces también por la cantidad de analgésicos que toman, es decir dolor de rebote por el abuso de medicación no controlada: por esto se suelen encontrar pacientes con hasta tres tipos de dolores (migraña, tensional y abuso de drogas)”, apuntó.

 

Respecto al tratamiento, manifestó que cada uno responde a las características de la migraña en cada paciente y, en base a ello, puede ser vía oral, subcutáneo, endovenoso e inclusive no farmacológicos: “Dentro de esto entra la educación del paciente sobre qué es lo que tiene, por qué le pasa lo que le pasa y qué tiene que hacer cuando le pasa, así como también qué hacer en los períodos inter-críticos”. 


¿Qué carga impone la migraña?

 

Debido a influencias hormonales, la migraña es más frecuente entre las mujeres que entre los hombres, además suele aparecer en la pubertad y afecta principalmente al grupo entre los 35 y los 45 años de edad.

 

A menudo dura toda la vida y se caracteriza por episodios recurrentes de dolor de cabeza, que pueden ser de una intensidad moderada o una más bien severa, produciendo en las personas que la padecen una situación de invalidez durante la etapa de dolor.

 

También puede variar la frecuencia de los episodios; hay personas que padecen migrañas 1 o 2 veces al año mientras otras pueden tenerlas más de 15 días por mes. El episodio de dolor suele acompañarse de náuseas, vómitos y molestia o incomodidad con la luz y los ruidos.

 

La cefalea no solo es dolorosa sino también incapacitante. En el Estudio de la Carga Mundial de Morbilidad, actualizado en 2013, la migraña por sí sola representó la sexta causa mundial de los años perdidos por discapacidad. Si bien no es conocida una causa concreta de este trastorno, se sabe que, en general, hay una alteración de base, en los vasos de la cabeza, en la que predomina la inflamación y la dilatación y que ello llevaría al desencadenamiento del dolor.

 

También es conocido que dicho episodio se origina, se desencadena o se agrava por la concurrencia de uno o más estímulos -agentes físicos, situaciones sociales o condiciones personales- en personas con alta sensibilidad para los mismos. Éstos no son comunes ni son específicos para todas las personas que padecen migraña; cada una la transita de modo particular.


Esos estímulos o factores desencadenantes de la migraña pueden ser: 

 

Psicológicos: estrés, angustia, conflictos, entre otros.

Hormonales: menstruación, anticonceptivos, etc.

Alimentarios: ayuno prolongado.

Medioambientales: humo, luz brillante, tabaco, etc.

Patrón de sueño: excesivo o insuficiente, fatiga.

Fármacos: preparados con cafeína, descongestivos nasales, etc.