Por el afán de querer adoptar de la mejor manera las diferentes recomendaciones muchas veces no nos damos cuenta de que podríamos dañar la salud de los animales. Para evitarlo, el Médico Veterinario Carlo Romagosa nos brinda algunas recomendaciones.

 

Ante lo riesgoso que se volvió el contagio del coronavirus se han implementado muchísimas medidas de prevención: el aislamiento social, el distanciamiento entre las personas y sobre todo la desinfección de las casas, los diversos objetos de uso cotidiano y las mascotas. Pero tantas son las recomendaciones a  adoptar que muchas veces no caemos en el razonamiento de que las mismas –llevadas al extremo en su aplicaciónpueden tener consecuencias negativas.

 

El excesivo uso de desinfectantes no solo puede afectar el estado de salud de los seres humanos, sino que también el de las mascotas y prestar atención para que ello no suceda es fundamental.

 

“Hay cuestiones muy importantes que estoy observando durante este periodo de aislamiento. Todos sabemos de las medidas de desinfección que debemos aplicar en nuestro hogar, pero poco debemos saber de los accidentes que podemos provocar con el uso de algunos desinfectantes”, expresó el Veterinario Romagosa, M.P. 317.

 

Uno de los productos más eficaces a la hora de desinfectar las diferentes superficies es la lavandina. Según los expertos, por cada litro de agua se deben aplicar 10 ml. de la misma, pero en los apuros –o por las ansias de desinfectar profundamente- muchas personas realizan la mezcla y se exceden en las proporciones del producto químico.

 

Este accionar, en combinación con un descuido del ser humano, o bien por la curiosidad de los animales, puede derivar en la provocación de accidentes, con diferentes niveles de importancia:

 

“El contacto directo de la piel del animal con el agua-lavandina genera una irritación y muchas veces una dermatitis por contacto. Uno de los errores frecuentes es que dejemos al alcance un balde con la mezcla, lo cual puede provocar la ingesta y ello no solo podría derivar en problemas alérgicos, sino que también digestivos”.

 

Por esa razón, es muy importante diluir correctamente la lavandina, es decir siempre al 1%, como así también prestar atención a la disposición de la mezcla y al contacto de los animales con las superficies recién desinfectadas.

 

“Ante la aparición de algún signo de contaminación en su mascota no dude en comunicarse con su veterinario de confianza, él sabrá como asesorarlo en ese momento”.

 

Más allá de las recomendaciones que se puedan aplicar para lograr una buena limpieza y desinfección dentro de los hogares, también es importante saber cuáles adoptar cuando las mascotas salen al exterior.

 

Tener que retirarlos para que realicen sus necesidades básicas es en muchos casos inevitable, por lo que se debe lograr una buena higiene al regresar. En este sentido, es importante saber que no se deberían limpiar sus patas ni hocicos con alcohol o lavandina, sino que la mejor manera de desinfectarlos es usando toallas desinfectantes, agua y jabón o productos de limpieza que estén especialmente preparados para cuidar su piel.

 

Los ciudadanos debemos cuidar nuestra salud y la de nuestra familia, de la misma manera que la de nuestras mascotas. Adoptemos las recomendaciones brindadas, pero no las llevemos a un extremo y evitemos así sufrir malas consecuencias.

 

Si tenes alguna duda o consulta que hacerle al Médico Veterinario Carlo Romagosa la podes plantear en el siguiente formulario, y pronto recibirás su respuesta.

 

#CuidarteEsCuidarnos #QuédateEnCasa #CuidáDeTusMascotas

 

F.S.